jueves, 21 de julio de 2011

Sistema Solar


El Sistema Solar es un sistema planetario, es decir, un sistema de cuerpos celestes conformado por una estrella central y varios objetos celestes orbitando a su alrededor entre los que se encuentran planetas, cometas, asteroides y otros objetos menores.

 

En el caso de nuestro sistema planetario la estrella central es el Sol y es por ello que se denomina Sistema Solar, nuestro Sol es orbitado por ocho planetas que son:
  1. Mercurio
  2. Venus
  3. Tierra
  4. Marte
  5. Júpiter
  6. Saturno
  7. Urano
  8. y Neptuno
 ...más un grupo de cuerpos menores conocidos como Planetas Enanos que son: Plutón, Eris, Makemake, Haumea y Ceres, así como también otros objetos como asteroides, satélites naturales, cometas y polvo.

Hasta el 24 de agosto de 2006 Plutón aún era considerado como planeta, pero debido al descubrimiento de otros objetos menores que ahora se conocen como "planetas enanos" o "planetoides", la designación de planeta a Plutón siempre fue objeto de controversia entre los astrónomos, por lo que la Unión Astronómica Internacional (UAI) decidió redefinir el término "planeta" y en la nueva definición Plutón ya no entraba como tal, por ello fue que surgió el nuevo término "planeta enano", en el que quedó catalogado Plutón y los otros cuerpos menores.

La definición actual de planeta propuesta por la UAI básicamente dice que un cuerpo para se considerado planeta debe cumplir con tres características básicas, que son:
  1. Debe orbitar una estrella.
  2. Debe contar con la masa suficiente para conseguir un Equilibrio Hidrostático y adquirir una forma prácticamente esférica.
  3. No debe comparir su órbita con otros objetos menores como asteroides o planetesimales.

Plutón cumple con las primeras dos características, pero no con la 3 ya que al parecer forma parte del llamado Cinturón de Kuiper, siendo precisamente Plutón el objeto más grande de tal cinturón de asteroides, seguido de Caronte, una de sus lunas.


■ Planetas interiores y exteriores.

Los planetas del Sistema Solar se dividen en interiores y exteriores de la siguiente forma:
  • Interiores: Mercurio, Venus, Tierra y Marte
  • Exteriores: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno

Ésta división está delimitada por el Cinturón de Asteroides ubicado entre los planetas Marte y Júpiter, los planetas interiores también son conocidos como planetas sólidos o telúricos, mientras que los exteriores también son llamados gigantes gaseosos.

Planetas sólidos: Se les denomina así puesto que como su nombre lo sugiere, son cuerpos mayoritariamente rocosos, es decir, cuentan con una superficie dura o sólida, aunque parte de su núcleo es material líquido y su atmósfera es gaseosa.

Planetas gaseosos: Se le conoce como gigantes gaseosos porque son planetas enormes comparados con la Tierra, por ejemplo, Júpiter es tan grande, que su diámetro equivale a unas 10 veces el de la Tierra. Además son planetas que gran parte de su masa esta en estado gaseoso, es decir, un objeto no puede permanecer fijo en la superficie de alguno de ellos, puesto que ésta es completamente gaseosa, lo que quiere decir que el objeto se hundiría hasta cierto punto dependiendo de su densidad.

Mientras que las capas más externas de éstos planetas son gaseosas, conforme se avanza más hacía su interior éstas se vuelven más densas debido a la presion a la que están sometidas, por lo que a determinada profundidad se vuelven líquidas hasta llegar al núcleo del planeta que es completamente sólido.


■ Formación.

El nacimiento del Sistema Solar se remonta 4600 millones de años atrás, cuando comenzó la formación el Sol a partir de una nube de gas y polvo, una nebulosa solar, misma nube de la cual se formaron los planetas del material restante, a este proceso de formación se le conoce como "hipótesis nebular".

Ésta hipótesis sugiere que el Sistema Solar se formó a partir del colapso gravitacional de una nube molecular o nebulosa, y como toda nube, tendría varios años luz de extensión.

El proceso de formación es largo y lento, toma millones de años, inicia cuando la nebulosa fría empieza a contraerse debido a la misma gravedad, volviéndose cada vez más y más densa y caliente. La nebulosa poco a poco adquiere una forma de disco plano el cual se encuentra en constante movimiento de rotación, es decir, girando sobre si mismo como si se tratara de una rueda.

La mayor parte de la materia de ésta nube molecular cayó hacía su centro formando un núcleo cada vez más grande que posteriormente daría lugar a una Protoestrella, misma que después se convertiría en el Sol (ver Evolución Estelar), y del material restante que aún quedó a su alrededor se formaron los planetas por el mismo efecto de contracción gracias a la fuerza de gravedad. Se dice que los elementos más pesados quedaron más cercanos al Sol, por ello los planetas interiores (Mercurio, Venus, Tierra y Marte) son sólidos o rocosos; y los elementos más ligeros se fueron hacía el exterior de disco rotatorio, y por ello los planetas exteriores (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) son gaseosos con pequeñisimos núcleos sólidos.

Esa es la teoría más aceptada acerca de la formación de nuestro Sistema Solar, y también la teoría empleada para la explicación del nacimiento y evolución de los sistema planetarios.

El límite del Sistema Solar se define en la región donde interactúa el viento solar con el medio interestelar originado por otras estrellas, a ésta región se le llama Heliopausa y está ubicada a unas 100 unidádes astronómicas (UA) del Sol que equivalen a unos 15,000 millones de kilómetros.

1 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comparte

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites